Cómo implementar Blended Learning en tu centro o empresa
14 enero, 2020
Cómo dar clases a distancia
24 marzo, 2020

Cómo crear vídeos educativos de calidad para tus cursos

El formato vídeo es uno de los más utilizados en e-learning debido a la buena respuesta y resultados que proporciona. Si tú también estás pensando en empezar a grabar tus clases online, te hacemos algunas recomendaciones para que las tengas en cuenta a la hora de crear tu contenido.

Por L.B.

El e-learning ha traído consigo la digitalización de las herramientas de las que ya disponíamos de manera análogica como libros, apuntes, imágenes o diapositivas. El uso de los vídeos explicativos nació como un sustitutivo a la presencia del equipo docente en el aula, sin embargo, la tecnología ha permitido que el material ofrecido en este formato pueda ser mucho más complejo e, incluso, más completo que el que podría ofrecer un profesor o profesora en clase. Todo depende de los objetivos que fijemos y la destreza que tengamos para sacarle el mayor jugo posible.

Estos son algunos consejos para que tú también puedas valerte de esta herramienta y consigas transmitir lo máximo posible gracias al vídeo:

Sin sonido no hay vídeo.

Podemos esforzarnos en desplegar todos nuestros encantos ofreciendo imágenes sorprendentes, gráficos elaborados o una puesta en escena digna de un set cinematográfico pero si no se oye bien el mensaje o el audio no es de calidad, no habrá servido para nada.

Es necesario invertir en el sonido ya que el objetivo primordial es realizar una explicación de la materia a nuestros/as estudiantes y es mejor priorizar un buen audio que cualquier imagen. En ocasiones nos podemos encontrar con vídeos donde se escuchan ruidos molestos, el volumen es bajo o está saturado, hay eco, etc. Estos errores solo contribuyen a que los alumnos y alumnas pierdan el hilo del mensaje y no capten en su totalidad la lección.

Tu vídeo puede estar grabado expresamente para dar una explicación, lo cual facilita el control de los ruidos, la presencia de otras personas y da la oportunidad de repetir la secuencia en caso de detectar un error. Te hablamos de ello en nuestra entrada “Cómo grabar un vídeo desde casa III: producción o grabación”. Pero, ¿qué ocurre si lo que nos interesa es grabar una conferencia o una clase en directo en la que no tenemos opción a la repetición? En ese caso tendremos que tener muy en cuenta los movimientos que el/la ponente pueda realizar, los ruidos externos, subidas y bajadas de tono de voz y, en general, todo lo que pueda alterar el audio. Aún así siempre puede surgir algo inesperado y la calidad no será la misma pero podemos optar por realizar la grabación con un micrófono de corbata omnidireccional para que, al menos, el mensaje se transmita con la mayor nitidez en el vídeo.

En ocasiones queremos añadir música a los vídeos, ya sea por “vestirlos” un poco, para hacerlos más amenos o por intentar tapar ese ruido de fondo que nos molesta. Pero ¿es realmente necesaria? Tenemos que tener en cuenta que elegirla no es tarea fácil. Cuesta dar con una melodía ambiental, que no distraiga al oyente y que vaya acorde con lo que estamos contando. La elección puede llevarnos mucho tiempo y habrá que valorar si nos compensa. También tendremos que tener en cuenta que no podemos usar cualquier música que queramos ya que éstas tienen que tener licencias que permitan su uso y, en la mayoría de los casos, tendremos que añadir el nombre de la pieza y el autor o la autora en los créditos.

Atrae a tu audiencia.

Nunca olvides que a pesar de controlar todo lo técnico e invertir en que el resultado sea de la mayor calidad posible, lo importante en todo esto sois tú y tu mensaje. Lo que van a valorar realmente tus estudiante es lo que puedan aprender contigo y la manera en la que se lo transmitas. Ten en cuenta que es una carta de presentación muy poderosa y que, además de impartir clases, el vídeo permite mostrar muchas cualidades que mediante un texto es más difícil entrever: tu manera de hablar, de comunicarte, tu entusiasmo, tu pasión, si eres divertido/a, si eres serio/a, tu manera de gesticular, de enfatizar los mensajes, etc.

Busca ser tú mismo/a pero recuerda que hay gente al otro lado que espera que el vídeo le aporte algo más de lo que podría aportarle un libro. Si pones empeño en tus clases ésto se transmitirá fácilmente a los y las estudiantes.

¿Cómo puedes conseguirlo?

  • Despierta curiosidad en el tema: puedes exponer algunos datos curiosos, poco conocidos o que puedan resultar interesantes sobre la materia. También puedes comenzar planteando una pregunta relacionada con la lección y desvelar la respuesta al final del vídeo creando así cierta interacción con la audiencia.
  • Muestra pasión y entusiasmo (en la medida de lo posible): hablar de un tema de una manera monótona y aburrida no ayudará a quién esté escuchando. Busca la manera de amenizar la clase para retener el interés de los y las estudiantes.
  • Hazlo fácil: tendrás que tener muy en cuenta la audiencia a la que te diriges. No será lo mismo dirigirse a un público con nociones en la materia que está buscando especializarse en un campo que personas que están iniciándose en el tema. Si tu caso es el último, puedes utilizar tecnicismos para que los vayan adoptando a su vocabulario pero da siempre una explicación para que tus estudiantes no se pierdan.
Utiliza herramientas innovadoras.

Hoy en día tenemos a nuestra disposición miles de aplicaciones y opciones que nos permiten hacer nuestras clases más visuales e interesantes. Las animaciones pueden ser útiles para trasladar información que resulte más compleja ya que permite presentarlo de forma más entretenida.

En nuestra entrada “Cómo realizar viajes virtuales en tus clases” te exponemos algunas opciones para transmitir conocimientos de una manera más original. Los y las alumnas agradecerán que busques maneras alternativas y diferentes de explicar la materia y ayudará a que interactúen más y estén más involucrados/as con las clases.

El contenido es lo más importante.

A la hora de crear el contenido de tus clases ten siempre en mente lo siguiente:

  • Ponte en el lugar de tus alumnos y alumnas: es útil realizar encuestas tanto antes como después de realizar las clases para conocer, en primer lugar, qué es lo que buscan o necesitan y, en segundo lugar, si el curso ha cumplido sus expectativas y necesidades. Quizás la primera vez no lo hagas del todo bien; conocer a tu público te ayudará a mejorar y a adaptar tus contenidos en pro de tus alumnos/as.
  • Cuidado con las fuentes: hay millones de referencias disponibles en internet pero es muy importante que éstas sean siempre fidedignas para que no cometas errores graves o te acusen de engañar a tus estudiantes. Haz una doble verificación de tus datos y estadísticas para asegurarte de que sean ciertos.

Si estás pensando en grabar tus propios contenidos desde casa te recomendamos nuestras entradas sobre “Cómo grabar un vídeo desde casa” que encontrarás en este blog:

  1. “Cómo grabar un curso desde casa I: Introducción.”
  2. “Cómo grabar un curso desde casa II: Preproducción.”
  3. “Cómo grabar un curso desde casa III: Producción o grabación.”
  4. “Cómo grabar un curso desde casa IV: Postproducción.”

Si lo que quieres es dar el salto y crear tu propia plataforma personalizada de educación, puedes ponerte en contacto con nosotros sin ningún compromiso. Cuéntanos tu idea y buscaremos la mejor solución para tus necesidades.

¿Te gustaría recibir nuestras últimas noticias?

CREA VÍDEOS EDUCATIVOS DE CALIDAD